PUBLICACIONES
 




Mario Irarrázabal
Entrevista de Taller Huara Huara a Mario Irarrázabal, Santiago, 2003


¿QUÉ ACERCAMIENTO TIENES CON EL MATERIAL CERÁMICO?

Yo utilizo normalmente arcilla, pero mi material final es el bronce, por lo que tengo siempre que imaginar la forma llevada a otro material, lo que es violento. No es un trabajo directo.

¿QUÉ CREES TÚ QUE DETERMINA LA ELECCIÓN DE UN MATERIAL CUANDO
UNO EMPIEZA A TRABAJAR?


Para mí lo más importante de todo es lo que quiero comunicar. Por lo tanto, si yo fuera más libre, escogería un material distinto para cada obra. Pero con el tiempo me he sentido seguro con un material y me quedo con este. El ideal sería ser como Picasso, tener una libertad muy grande, y poder jugar con los materiales y pasarse de uno a otro.
Trabajar con las manos y con barro es lo más primitivo, y esto para mí tiene una connotación de primario, de fundamental, tiene que ver con lo táctil. Es anterior al mundo del dibujo, que supone un esfuerzo intelectual.
Soy un convencido de que mientras más avanza la tecnología, sentimos cada vez más la necesidad de volver a ciertas cosas muy primarias, como ciertos alimentos, ciertos sonidos y experiencias táctiles básicas.

¿VES UN NEXO O DIFERENCIA ENTRE ARTESANÍA Y ARTE?

Esta es una discusión muy antigua y obviamente hay una diferencia. Sin embargo, hay casos en que las fronteras desaparecen. Y es justamente explorando los márgenes donde la gente se divierte hoy en día. Interesa hacerlo.
¿Cuál es el margen de la fotografía como un oficio, la fotografía como un arte, la danza, la performance, etc.? Estos márgenes se han ido diluyendo y es atractivo que así sea. Para mí el arte conceptual está muy cerca de la lingüística, de la filosofía. Es importante que se exploren todos los campos. Estar en la frontera del arte y la artesanía perturba. Sin embargo, a una persona como Picasso o al movimiento Bauhaus no les perturbó, pues ellos miraban un plato, una silla, cualquier cosa con una dignidad tremenda. Es la actitud del creador lo que cambia todo. Es en el compromiso y en el riesgo donde radica la diferencia. Es lo mismo para un artesano que para un artista. El espectador con sensibilidad puede detectarlo.

¿CÓMO SE PUEDE INTEGRAR EL TRABAJO ARTÍSTICO O ARTESANAL A LA VIDA
DE UNA PERSONA?


Hay muchas energías en esta sociedad que nos están transformando una especie de robots: somos buenos consumistas, con una personalidad diluida y una rutina demoledora. Lo contrario sería vivir creativamente y eso se refiere al amor, a la educación de los niños, a cómo uno aborda el trabajo, incluso sus partes monótonas. Hay un arte de vivir, de amar y de trabajar. ¿Cómo hace uno para alimentar esa dimensión, sin transformarse en robot? Creo que hay un tejido que está conformado por miles de aportes que hacen que la vida vaya siendo vivida de distinta manera y que nos hace diversos. ¿Y qué son esos aportes? Son conversaciones, películas, literatura, programas de televisión, exposiciones, música.
Nos alejamos cada vez más del ideal romántico, del artista, como un inspirado especial, y soñamos con un hombre contemporáneo que sea sensible, abierto en muchas dimensiones, y que todo eso redunde en ser mejores personas y más creativas.

¿QUÉ TE SUGIEREN LAS SIGUIENTES PALABRAS?

BELLO... Esta palabra me da miedo, igual que amor, por haber sido mal usada y desgastada. Dan ganas de volver a encontrarla. Creo que la vamos a reencontrar, con una cara fea y una cara hermosa, y eso va a ser lo bello.

PESO...
Me llega mucho esa palabra. Se me confunde peso físico, con peso de querer que algo permanezca.

CÓMICO...
El ser humano sin humor pasa a ser lo que yo tanto temo: el robot. Es parte de nuestra vida y de la sabiduría para confrontar nuestras seriedades, nuestras ideas.

VACÍO...
Lo tomo desde un punto de vista positivo. Para mí todo lo que es creativo está relacionado con un caos y un vacío. El vacío lo veo como una condición para que algo nazca. Lo veo como hacer “espacio para” y ese “para” puede ser algo muy precioso, muy delicado y muy significante. El negativo del vacío sería la mediocridad, que está llena de basura.

LÍMITE...
Esa palabra no me gusta porque justamente hay personas y situaciones que nos limitan y dan deseos de que esto no ocurra. El único límite es el de las fuerzas que uno pueda tener para ser creativo.

TEXTURA...
Tengo una fuerte influencia de Heidegger al pensar que las cosas se van manifestando “desde adentro” y que si uno empezara desde afuera no llegaría a ningún lado. Hay algo que está tomando vida desde adentro y va tomando una textura que le corresponde y que es consecuente con el interior; o si no es así, queda como cáscara, como una máscara, pasa a ser cosmético.

TACTO... A través de los sentidos vamos descubriendo el mundo. Hay algunos de ellos, como por ejemplo el tacto, que no son cotizados. Sin embargo, creo que lo que es amor es desarrollo táctil, es desarrollo de lo que hacemos con nuestras manos.
Desde mi punto de vista, como escultor, los ojos también pueden ser tacto; a través de ellos, toco.




 
 
Huara Huara 1932, Las Condes
Santiago-Chile
T: (+562) 2 211 0028