PUBLICACIONES
 




Paul Soldner
EXTRACTO DE DOS ENTREVISTAS REALIZADAS POR TALLER HUARA HUARA A PAUL SOLDNER, EN SANTIAGO (1996) Y NUEVA YORK (2003).


¿CUÁL ES SU ACERCAMIENTO CON EL MATERIAL CERÁMICO?

Lo más simple posible. Con la edad he simplificado trabajar con los materiales. Ya no uso esmaltes, tengo una sola pasta, la cual tiene mucha arcilla y una parte de arena o chamote y me gusta porque la puedo usar desde Raku a Cono 10 y en quema de leña o quema de sal a baja temperatura.

No es el material lo importante, sino lo que haces con él. Puedes tomar sólo barro, como hacen en países del tercer mundo, y hacer hermosos objetos.

En Estados Unidos podemos acceder a una gran variedad de materiales, como todo tipo de pastas y esmaltes, pero realmente el resultado que se obtiene con ellos no es mejor de lo que se puede hacer sin tales materiales.

¿POR QUÉ ELIGIÓ TRABAJAR EN CERÁMICA?

Por su dificultad. Cuando estudié arte, después de hacer grabado, escultura, pintura, me pareció que la cerámica era más difícil; eso me gustó, porque fue algo que necesité entender. En cerámica, todas las técnicas son muy complejas, desde tornear –lo cual requiere mucha habilidad–, aprender la química de la pasta y de los esmaltes, aprender la física de construir hornos y quemar, y esa complejidad es lo que me gusta de la cerámica.

¿QUÉ CREE QUE ES DETERMINANTE CUANDO ELIGE UN MATERIAL?

No tiene nada que ver con la materia, tiene que ver con mis ideas.

Una gran diferencia entre la filosofía oriental en cerámica y la occidental es que en el Este se trabaja con la materia; así, si el material es de Bizen será denso y no requerirá esmaltado; si es de Mashiko que tiene una arcilla diferente, más porosa, debe esmaltarse, etc. Los orientales trabajan con la limitación de la arcilla.

En Estados Unidos somos tan arrogantes que si la arcilla no hace lo que queremos que haga, si tenemos un concepto que le queremos imponer, y con esta no se realiza bien, entonces buscamos en otros lugares (Ej. porcelana en Inglaterra) en vez de usar lo que está disponible.

En eso hay una diferencia. Existe una opción, que es trabajar dentro de las posibilidades propias de la arcilla o hacer que esta haga lo que uno quiere hacer, y esto último es verdaderamente occidental.

Yo estoy más interesado en la filosofía oriental, de hacer lo que la arcilla puede hacer y, a lo más, sugerirle qué hacer. Es conceptual y quiero lograr que la arcilla haga mi trabajo. La elección de diferentes materiales depende de lo que funcione para cada uno. No pienso que el material determine o debiera determinar tus ideas. Pienso que las ideas vienen primero y luego tú resuelves cómo plasmarlas en la obra.

¿VE UNA DIFERENCIA O SIMILITUD ENTRE ARTESANÍA Y ARTE?

Por supuesto, no puede haber arte sin oficio (craft). Es como tocar un violín; no se puede interpretar un instrumento en un concierto si no sabes cómo. En cambio, si tienes oficio, no tienes que preocuparte de nada más. Ese es el oficio, esa habilidad, esa experiencia, que hace a una obra especial e invita a que la gente pague dinero por verla o escucharla, ir al museo o al teatro. Entonces aquí tú estás más allá de la artesanía y puede ser que sea arte, pero yo no sé realmente qué es arte. Pienso que el proceso de valorar una obra como arte toma tiempo, supongo que la historia dirá si una pieza alcanza el nivel de aceptación como obra de arte en vez de artesanía. Una obra de arte tiene que ser “testeada” en el tiempo y en el mercado. Mira hoy día lo que se hizo 30 ó 40 años atrás, entonces sabrás si es arte o artesanía.

¿QUÉ CREE QUE VIENE PRIMERO: EL ARTE O LA ARTESANÍA?

Ninguno de los dos necesariamente. Demasiadas veces la gente insiste en aprender primero lo básico para trabajar y después experimentar y crear; pero eso es equivocado. La creatividad comienza sin el conocimiento, y eso es una cosa maravillosa. Yo creo que la individualidad es lo más importante en lo que haces, el no caer en lo que hacen los demás. Encontrar tu propio camino es lo más importante.

¿CÓMO INTEGRA ARTE Y VIDA?

No se pueden separar, todo es lo mismo. Está integrado o no lo está. Sólo hay que cuidarse de la superficialidad. Puedes encontrar todo tipo de razones de porqué el trabajo refleja tu entorno. Pero no es necesario hacerlo. Puedes vivir en la ciudad de Nueva York y hacer paisajes, puedes vivir en la playa y hacer figura humana, etc. No creo que el entorno sea muy relevante. Pero indirecta o inconscientemente puede ser que donde vivas influya en tu trabajo. Por ejemplo, a mí me gustan mucho los colores que provienen de la quema de sal de baja temperatura, los que son más que nada naranjos, amarillos, beiges y grises. ¿Y donde veo esos colores? En el desierto donde vivo. Pero no estoy pensando en eso cuando estoy mientras hago mis piezas, es lo que me gusta... pero me gusta a lo mejor por vivir donde vivo.

¿CREE QUE SE NACE ARTISTA?

No hoy en día. A lo mejor en otra época, como en la de Miguel Ángel. No creo que se nazca con habilidades o conocimientos. Agregaría a esto que yo creo que algunas personas nacen con un ADN especial que las hace diferentes; no somos todos iguales. Considero que hay quienes definitivamente son más artísticos, y no me refiero a habilidades, me refiero a sus cabezas, a sus ideas, a qué hacen con las ideas, más que con cualquier otra cosa. Es muy fácil decir “soy un artista”. Yo aún no sé si soy un artista. Creo que siempre hay un conflicto, y el conflicto es más que nada aprender las destrezas y luego olvidarlas... no olvidarlas, usarlas, pero sin querer mostrar más la habilidad que el contenido. Me parece que a veces insistimos demasiado en nuestro afán por enseñar a los jóvenes sobre cómo hacer arte, y no es realmente arte lo que están haciendo. Todas las personas tienen necesidades básicas, y esto es suficiente para ellas. Algunas requieren más cosas, cosas diferentes, e involucrarse en ellas. Están los artistas y poetas, que a lo mejor tienen todas sus necesidades cubiertas y más; y aún no están contentos, es esa línea de satisfacción lo que hace a un artista diferente de otra gente. Tienes que seguir escribiendo poesía, música, pintando, esculpiendo... no sé por qué... hay que hacerlo, porque no estás satisfecho.

Yo no creo que podamos esperar que todo el mundo sea artista, eso es un gran error. Pero sí hay gente que necesita trascender e ir más allá; eso es posible, aunque no se puede hacer artificialmente.

PENSANDO EN CERÁMICA, ¿QUÉ TE SUGIEREN LAS SIGUIENTES PALABRAS?

BELLO… Arte.
PESO… Arte.
PERTURBADOR… Arte.
DIVERTIDO… Arte.

Es todo lo mismo. No creo necesario ver todos los aspectos. Mi trabajo a veces es hermoso, a veces feo. A veces pretende agradar y a veces escandalizar.

¿PUEDE EXPLAYARSE?

BELLO...
Cuidado con eso. Si es hermoso, bello, y se puede vender, preocúpate. No lo hagas hermoso, hazlo feo. No es importante si es hermoso o no. Yo diría: ¡cuidado!

PESO...
No es importante.

DIVERTIDO…
Todo en arte es posible. Puedes tener humor, tristeza, puedes tener belleza, fealdad, puedes tener sexo o algo muy religioso, más espiritual; arte puede ser cualquier cosa. No hay limitación, lo que tú quieras que sea.

Es probablemente una limitación intentar limitar, categorizar o clasificar. Una de las cosas buenas que tiene el ser artista es la libertad. No tenemos que comportarnos como todo el mundo, no tenemos que vivir como los demás. Como artistas tenemos una cierta libertad y esa libertad también debiera extenderse a nuestro trabajo. Lo que haces no debería necesariamente ser parte de lo que es o no es popular. Crear sin limitación y sin juzgar el trabajo. La obra de arte debiera ser sólo lo que es parte de tu interior, y eso es una cosa maravillosa de ser artista: ser libre.

VACÍO... Nada que decir. No me interesa. En tu trabajo vacío significa nada. Lo opuesto, lleno, es lo que estoy buscando en mi trabajo. Yo busco algo que vaya más allá de lo ordinario, que llegue a ser diferente, especial. Que le agregue a lo que ya alguien hizo en el pasado. Me encantaría conocer el secreto de la cerámica antigua, energética. Creo que se necesita una vida tratando de inyectarle energía a tu trabajo, no el vacío.

TEXTURA... Textura es un elemento más de diseño. Es importante y no lo es. Puedes hacer algo sin textura, muy suave, como una pintura, y da lo mismo. No necesita tener textura.
En cerámica somos afortunados porque la arcilla toma la textura de lo que le presiones, como una imagen en un espejo.

En mi trabajo uso mucho zapatos como textura de impresión, si bien no estoy interesado en la textura misma del zapato. A mí me interesa poner en mi trabajo algo que refleje mi cultura, mi civilización. Cada civilización tiene registros de cómo vive, cómo habla, cómo hace las vasijas, cómo cocina, cómo hace el amor.

Yo creo que las zapatillas son únicas en nuestra cultura. No es la textura lo que me importa, es lo que somos, nuestras vidas, nuestra manera de vivir. Entonces yo uso la textura por un motivo, no sólo por la
impronta.

TACTO... Es muy romántico. A los románticos les gusta hablar acerca de cómo se siente y tocar, pero yo no estoy ahí... no creo que sea importante. Esto lleva a otra pregunta, que es si a las personas que les
gusta tocar están resolviendo algo dentro de ellas mismos. Quizás a través del tocar, a través del arte, ellas pueden sentirse mejor.




 
 
Huara Huara 1932, Las Condes
Santiago-Chile
T: (+562) 2 211 0028